Categorías: Circuito ATP Destacadas

Anderson debuta con solidez en el ATP Finals

El sudafricano ganó un gran partido ante Thiem, con un nivel de tenis altísimo y con un carácter fuerte.

Anderson triunfó ante Thiem

Escrito por:

Entrar al top ten es una cosa. Entrar y mantenerse lo suficiente como para jugar el ATP World Tour Finals es otra, más tratándose de la primera vez. Kevin Anderson dio la talla. A sus 32 años, no le pesó el factor debut y ganó un gran partido ante Dominic Thiem, en el que se destacó su nivel e intensidad tenística y su mentalidad para ganar los puntos importantes y frenar la embestida de su rival.

 

A Thiem le cuesta mucho jugar fuera del polvo de ladrillo. En el comienzo del partido estaba fuera de timing, le costaba encontrar tiempo y posición para impactar la bola. Y esto tenía un agravante: la pelota le venía muy rápida por parte de Anderson. A la propia incomodidad de Thiem se le sumaba la incomodidad generada por el sudafricano.

 

En cada game de saque del austríaco, la chance de quiebre estaba latente. Y mientras sacaba Anderson, el game no tenía misterio alguno. Thiem perdió su servicio pronto y con dificultad logró salvarse de un segundo quiebre en varias oportunidades. De esa forma el primer set quedó 6-3 para Anderson. Y por lo que fue el marcador, Thiem la sacó barata.

 

Pero en el segundo set el austríaco logró adaptarse a la velocidad del partido y se puso a la altura. Empezó a mantener su saque con solvencia y luego empezó a complicar a su rival en los turnos de devolución. Entendió cómo jugar el partido y ahora el juego era de tu a tu. Por su parte, Anderson tuvo la virtud de no dejarse amedrentar por la subida de nivel de su rival y logró salvar un game clave con su servicio en el 3-4, en el que salió airoso de varios break points.

 

El parcial se resolvió en el tiebreak, pero no fue algo sencillo. Ambos se exigieron al máximo y no se sacaron ventajas hasta que el pasillo se hizo angosto: cuando llegaron al 6-6 y a partir de allí, se alternarían entre set point y match point. Fue Anderson quien encontró la grieta, con una derecha paralela a la carrera, a la que llegó muy forzado y varios metros afuera de la cancha. Ese punto significó el miniquiebre que le daría la ventaja de 11-10 y luego pudo cerrar el juego con su servicio.

 

Como conclusión, ambos demostraron carácter. Thiem para sobreponerse a la incomodidad de estar fuera de su hábitat ante un oponente que no dejó de presionarlo. Y Anderson para no dejarse remontar por el ímpetu de un rival agrandado.

Autor:

Periodista deportivo | Productor General de Tenis Zone Radio

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.