Un alcanzapelotas de Wimbledon protagonizó el momento gracioso de la jornada. Bueno, no tanto para él que cayó al suelo cuando corría.