Muchas sorpresas y por razones varias está dejando el segundo Masters 1000 de la temporada. Una criba en Miami que abre la puerta para que otros nombres adquieran protagonismo.

En la apertura de la jornada del domingo fue el caso de Berdych, Thiem y Goffin. Los tres lograron sus billetes para los octavos de final al superar a Johnson, Nishioka y Troicki, respectivamente.

Berdych abrió el fuego en la pista central. Thiem en la pista uno. Mismo horario para dos partidos por dos vías muy diferentes. Como si de la cola del supermercado se tratará, uno avanzo rápido, el otro a paso de tortuga. Saltaban checo y austriaco con el mismo vestuario. Favoritos ambos, sus partidos discurrían de forma paralela en los primeros juegos. Sin embargo, Thiem tenía prisa.

El austriaco es el actual número cuatro de la RACE (la clasificación del año) y sigue queriendo cobrar protagonismo. Ante el japonés Nishioka tiró de galones. En el quinto juego del primer set quebró y ya no cedió en ningún momento el protagonismo. Un doble 6-2 en apenas una hora para dar un pasito más hacía el top ten.

Fluía Thiem, no tanto Berdych. El checo conseguía el break en el eterno vital octavo juego y después cerraba el primer set por 6-3. Sin embargo, el estadounidense Johnson estaba muy lejos de rendirse. Podría decirse que quería dar espectáculo a su público, pero la realidad es que la pista central lució más bien desierta durante el encuentro.

Berdych veía como su partido se hacía más y más denso. Los cuatro primeros juegos de la segunda manga superaban los siete minutos de duración cada uno. Seis break points salvaba el checo que, a su vez, desaprovechaba cuatro. Berdych sudaba y sudaba. Su camiseta no estaba para ser regalada al público. Y aún le quedaba por sudar al checo.

Dos nuevos break points tuvo que salvar para poder llegar hasta el tie-break. En él Johnson fallaba un smash de los que suelen acabar pasando factura. No en esta ocasión. El estadounidense neutralizaba un match point y se hacía con el segundo set.

Mientras Berdych necesitaba oxígeno y pasaba por los vestuarios, en la pista uno la acción seguía por la vía rápida. Goffin vapuleaba a Troicki por un doble 6-1. El belga, tras sus semifinales en Indian Wells, también demuestra galones y da otro pasito hacía el top ten. No tuvo demasiada oposición en un Troicki que firmó hasta 23 errores no forzados y que parecía más en una exhibición que en competición. El serbio llegó incluso a golpear una pelota saltando la red e invadiendo el otro lado de la pista.

Y si Goffin avanzaba fácil, Berdych seguía sudando. Su primer servicio se resistía a entrar en el primer juego del set decisivo y dos nuevas bolas de break le ponían contra las cuerdas. No acertó Johnson y al final en el cuarto juego quebraba Berdych. El checo cogía aíre para finalmente salir del horno con vida. Después de 2 horas y 43 minutos cerraba por 6-3,6-7 (6), 6-3.

 Imagen destacada: www.outdoorblog.it