La canadiense Eugenie Bouchard llevó a la justicia a la Asociación de Tenis de Estados Unidos  y al National Tennis Centre luego del accidente sufrido en el US Open donde cayó en el vestuario y se golpeó la cabeza.

Ya pasó más de un mes y los dolores no cesan. La resbalada que sufrió Eugenie Bouchard en el vestuario del US Open todavía deja secuelas en su cuerpo y, tras no salir a jugar en Tokio, en Wuhan y retirarse en Beijing, la canadiense tomó la decisión de demandar a las dos entidades más importantes relacionadas con el cuarto Grand Slam de la temporada.

sart

Bouchard tomaba la decisión de abandonar en Beijing por mareos.

En la denuncia se expresa que la caída fue causada por desidia de la organización, que no se percataron del peligro que causaba el vestuario de las jugadores en esas condiciones. “Si esa sustancia se pensaba dejar durante la noche, cuando no hubiera nadie en el lugar, se tendría que haber cerrado el acceso por seguridad. Las autoridades conocían o deberían haber conocido esta situación, pero no dieron ningún tipo de advertencia“, explica una parte de la demanda.

El accidente ocurrió aproximadamente a las 11 de la noche y Bouchard primero debió darse de baja en dobles mixto del US Open y luego, sin muestras de mejora de su conmoción cerebral, no se presentó a jugar la cuarta del singles frente a la italiana Roberta Vinci.

Los abogados de la jugadora de 21 años exigen que la causa llegue a un juicio por jurados en Estados Unidos, asegurando que “podríamos estar hablando de millones y millones de dólares” de compensación, según declaraciones de Benedict Morelli, uno de los representantes legales de la actual Nº39 del mundo, al prestigisio diario New York Times.