Del 12 al 17 de Junio las instalaciones del Carrasco Lawn Tennis Club recibieron a 9 naciones del continente, quienes buscaban los dos ascensos de grupo que la competición otorgaba.

Hay tenis más allá de las grandes estrellas, y hay Copa Davis más allá del Grupo Mundial y su repechaje. Mientras las principales raquetas del circuito realizan la transición entre la temporada de polvo de ladrillo y césped, se llevó a cabo en Montevideo, los cruces del Grupo III de la zona americana de la Copa Davis.

Con un formato de Round Robin, la primera ronda se desarrollaría en 2 grupos, en donde cada serie se llevaría a cabo en formatos de dos partidos de singles y uno de dobles, al mejor de 3 sets. Los primeros de cada serie se enfrentarían ante los segundos del otro grupo, en los playoff finales en busca del ascenso al grupo II.

En el grupo A se encontraría el primer cabeza de serie, favorito al ascenso y anfitrión Uruguay. A los locales, lo acompañarían: Costa Rica, Panamá y Cuba.

En acción Martín Cuevas, el mejor rankeado en toda la competición, único top 1000.

Destacar que Uruguay, fue el único combinado que presentó en su totalidad, un equipo con ranking oficial, en donde Martín Cuevas (hermano de Pablo y 508 en el escalafón mundial) sería la raqueta número 1 de toda la competición.

Dicho lo anterior, Uruguay, se llevó con total comodidad el liderato de su grupo, ganando todas las series por 3-0, ambos singles y el dobles, sin ceder ningún set en el camino.

En cuanto al segundo cupo para acceder al playoff de ascenso, la lucha fue más disputada, y acompañado por colorido ofrecido por las aficiones de las distintas federaciones (por momentos con un poco más de aliento de lo permitido), el boleto para el partido por el ascenso, iría a parar para Costa Rica, que venció a Panamá por 3-0 y a Cuba por 2-1. En cuanto a la serie restante, Panamá derrotó a Cuba por 2-1.

Destacar en esta serie, la paridad entre las 3 selecciones de Centroamérica, lo aguerrido de cada encuentro, en donde la mayoría de ellos fue hasta el set decisivo. Cada nación dejó todo en busca del triunfo, lo que se vio reflejado en la intensidad del juego.

Por otra parte, el grupo B, estaría conformado por el cabeza de serie Puerto Rico, acompañado de Antigua y Barbuda, Bermuda, Honduras y Jamaica.

Alex Díaz, hombre importante de Puerto Rico, en su partido frente a Bermuda.

El favorito de la serie, Puerto Rico, hizo valer su categoría, y venció a todos sus rivales, ganando cada una de las series por 3-0 y solamente cediendo 3 sets en el camino. Hacer mención que el combinado puertorriqueño contó en sus filas con uno de los dos rankeados (a excepción de Uruguay) que presentó la competición: Alex Díaz, número 1643 del ranking mundial.

Por el segundo boleto, el escenario estaba planteado como una batalla de poder entre Honduras y Jamaica. Ambos vencieron a Bermuda (2-1 Honduras y 3-0 Jamaica) y a Antigua y Barbuda (Honduras 3-0  y Jamaica 2-1).

La nación caribeña partía con ventaja al contar con un mejor equipo en la nómina. En él, se encontraba el otro jugador rankeado que hacíamos mención: Rowland Phillips, número 1501 del ranking.

Series en ambas canchas, a la izquierda Honduras frente a Antigua y Barbuda. A la derecha, Jamaica frente a Bermuda.

Igualada la serie uno por lado, con un singles ganado por cada país, el dobles se decantaría para Honduras, ganando el partido decisivo por 6-3 6-4. Jamaica acusó la juventud de su equipo y lo extenuante que fueron sus partidos previos.

En cuanto a la otra serie restante, Bermuda vencería 2-1 a Antigua y Barbuda. Como colorido, propio de una competición de una división bastante inferior, destacar el hecho de que el combinado de Antigua y Barbuda, presentó a un jugador con un notorio deterioro físico, el cual nos atrevemos a decir, sobrepasaba los 120 kilos. Lejos de los focos del circuito super profesional, esto también es tenis.

Definidas las llaves por los dos cupos de ascenso, Uruguay partía como gran favorito ante Honduras. Recordemos que el local, descendió el año pasado del grupo II, tras su derrota contra Guatemala, y buscaba en la primera oportunidad, retornar a dicho grupo. En cambio, Honduras con este acceso al playoff, estaba consiguiendo su mejor resultado histórico en la competencia.

El equipo uruguayo luego de conseguir el ascenso.

La serie transcurrió según lo esperado, y Uruguay venció por 2-0 a Honduras, consiguiendo así, el ascenso al grupo II de la zona americana. Marcel Felder le daría el primer punto a los anfitriones con su victoria 6-4 6-2 frente al jugador/capitán Keny Turcios. Por su parte Martín Cuevas derrotaría por 6-4 6-0 a Jaime Bendeck.

Recordemos que para estos playoff, el dobles no se disputaría en caso de que la llave esté sentenciada.

En el otro encuentro por el ascenso, se preveía mayor paridad entre Costa Rica y Puerto Rico. Sin duda alguna, la serie más disputada y vibrante de toda la semana, que sería un broche de oro, a todo lo transcurrido en la competencia.

El primer singles, sería para los costarricenses, ya que Ignaci Roca vencería 6-2 6-2 a Alex Llompart. Elección sorpresiva por parte del capitán puertorriqueño Jorge González, al seleccionar a Llompart como singles número 1 de la serie, ya que este, solamente había disputado los partidos de dobles en toda la semana, y aunque dada la situación y escenario, desconocemos el verdadero nivel y modalidad de cada tenista, Llompart parecía más un especialista de dobles.

En cuanto al singles número 2, la tensión empezó a comparecer en el polvo de ladrillo de Montevideo. Pablo Nuñez de Costa Rica, enfrentaría a la estrella de Puerto Rico, Alex Díaz. Tras los dos primeros sets, repartidos para cada bando, la lluvia hizo acto de presencia, lo que conllevó a atrasar el fin del encuentro. Luego de la reanudación, la ventaja inicial fue para el combinado costarricense, dejando contra las cuerdas a Puerto Rico.

Es aquí donde creemos que la diferencia de categoría, de un jugador rankeado frete a uno que no, se hizo notar. En un sprint final importante por parte del Alex Díaz, este hacía suyo el set final, con un marcador de 3-6 6-3 6-4, para igualar la serie a uno y dejar el ascenso para el partido final.

Por Costa Rica, la pareja estaría integrada por el propio Pablo Nuñez y Julian Saborio. Mientras que Puerto Rico, presentaría a los dos singles de la serie, Alex Llompart y Alex Díaz. Tras un primer set muy disputado, en donde Llompart debió de recibir asistencia médica, y en donde Costa Rica contó con varios puntos para set en el tie break, serían los puertorriqueños quienes ganarían el desempate por 9-7.

La delegación de Puerto Rico, festejando su ascenso luego de una gran batalle frente a Costa Rica.

La tensión no aflojaría, y tras tomar una ventaja de 5 juegos a 0, Puerto Rico tendría múltiples oportunidades para cerrar el partido y así la serie. Pero Costa Rica, no se daría por vencido (como hizo en toda la semana) y tras levantar hasta 4 puntos para partido, se ponía 4-5 en el marcador. La remontada era posible.

Sin embargo, Puerto Rico, pisaría el acelerador y con un Llompart convertido en héroe, y jugando prácticamente en una pierna tras su lesión en el primer set, ganarían el set por 6-4, sellando la serie y el ascenso al grupo II.

Con Uruguay y Puerto Rico ganando sus respectivos playoffs, el encuentro por el 5º-6º lugar sería ganado por Panamá 2-1 sobre Jamaica, mientras que la serie por el 7º-8º puesto la ganaría Cuba 2-0 frente a Bermuda.

Con Halle y Queen’s a la vuelta de la esquina, y con Wimbledon en el horizonte, es bueno recordar, que hay tenis más allá de los grandes torneos, y que la Copa Davis, sin importar el grupo que sea, es una cuestión de pasión y orgullo de representar a tu país.