El argentino hizo un partidazo en Acapulco, pero cayó con Novak Djokovic 4-6 6-4 6-4 y sigue preocupado por su revés.

Juan Martín del Potro y Novak Djokovic protagonizaron el mejor partido del ATP 500 de Acapulco 2017 hasta el momento, por la calidad de los golpes, por la lucha incansable de ambos y por la emoción que tuvo el marcador que también se vio reflejada en la tribuna.

Al contrario de lo que ocurrió en los Juegos Olímpicos de Río 2016, la última vez que se habían visto las caras, el triunfo quedó en manos del actual número dos del mundo. Del Potro comenzó mejor, tuvo sus oportunidades, no logró aprovecharlas y el serbio sacó a relucir su mejor tenis y su categoría para terminar venciendo.

Sin embargo, la principal preocupación del argentino recae en la evolución de su revés, un golpe que a raíz de no poder soltarlo da más chances a sus rivales. “No es esta la manera en la que quiero jugar porque corro mucho y doy demasiada ventaja”.

Estoy conviviendo con muchas sensaciones después de tres cirugías. No es fácil pero es la realidad, es lo que me toca. Mientras mi cabeza esté fuerte, tendré que lidiar con estas situaciones y disfrutar de las cosas lindas del tenis“, agregó Del Potro.

Esta vez le tocó ganar a Djokovic. Tuve mis opciones en el tercer set pero él estuvo muy bien en los momentos cumbre y es un justo vencedor“, expresó el tandilense, que el próximo lunes jugará una exhibición frente a Kei Nishikori por el “Día Mundial del Tenis” y luego se centrará en Indian Wells, el primer Masters 1000 de la temporada.

Foto destacada: @TodaPasión