Tras vencer a Andy Murray y pasar a su 14 final de la temporada, el serbio se inclinó ante su propio tenis y afirmó: “No puedo pedirle más a mi juego”.

“Ha sido el mejor partido del torneo, en el momento adecuado, contra un jugador que estaba en forma y es uno de mis mayores rivales, y contra el que perdí hace un par de meses en la final de Montréal”remarcó la primer raqueta mundial  que consiguió meterse en la séptima final de Masters 1000 del año.

Djokovic festejando la victoria

Djokovic festejando la victoria

Además, destacó que enfrentarse al escocés siempre es excitante y siempre es un enorme desafío, pero deslizó: “He jugado contra él tantas veces que ya sé cuál es el plan de juego, he pasado tantas veces en mi vida por esos partidos tan particulares que sé exactamente lo que necesito hace para vencerlo”.

“Antes de saltar a la pista siempre esperas que puedas jugar así de bien y mantenerlo durante el partido completo, así que no podría pedir más sobre cómo he jugado esta noche”, finalizó el Nole quien mañana se enfrentará al francés Jo Wilfried Tsonga en la final del Masters 1000 de Shanghai.