El serbio se mostró confiado de cara al Masters 1000 de Montecarlo, un torneo donde se siente cómodo y en el cual espera revertir su mal comienzo de temporada.

Novak Djokovic no arrancó la temporada de la mejor manera. No sólo quedó eliminado prontamente del Abierto de Australia, su Grand Slam predilecto, sino que acumuló frustraciones en el resto de los torneos que disputó. Sin embargo, el serbio se mantiene positivo pensando a futuro y así lo demostró en diálogo con el sitio oficial de la ATP.

“Me siento muy bien. Me he recuperado de mi lesión en el codo. Ahora soy más cuidadoso con el tiempo de recuperación”, aseguró. “Pude estar en casa este tiempo con mi familia, eso me ayudó mucho. Era fundamental quedarme en mi medio y dormir en mi cama”, añadió.

También fue consultado sobre las sensaciones de jugar en Montecarlo, su lugar de residencia. Es genial estar en un lugar donde estoy la mayor parte del tiempo cuando no estoy viajando. Es a lo que yo llamo casa y donde hago mi entrenamiento. Duermo en mi propia cama. La familia, los amigos y la comida que son parte de mi vida diaria están aquí. Es una semana muy especial para mí desde hace muchos años”, confesó quien supo ganar en dos ocasiones el Masters 1000 de la ciudad.

En referencia a su comienzo de temporada, el nacido en Belgrado fue sincero y reconoció su mal andar. “En años anteriores solía tener un gran comienzo de temporada los tres primeros meses. Tenía gran éxito en el Australian Open y en los torneos siguientes. Lo contrario ha sucedido este año donde esos tres primeros meses no han ido como estaba planeado. Es normal que haya altos y bajos. Tengo confianza en mí mismo, en mis habilidades y en el esfuerzo que estoy realizando en este proceso de reconstrucción. Tarde o temprano llegarán los resultados que quiero, dijo esperanzado. “Todos mis pensamientos están puestos esta semana aquí. Espero que Montecarlo sea el lugar de un nuevo comienzo para mí”, sentenció.

Foto destacada: ATP World Tour