El argentino cayó en tres sets ante el serbio, quien días atrás lo había eliminado de Acapulco. Luego de dos primeros parciales parejos, Juan Martín fue avasallado en el tercero.

El partido parecía una especie de revancha. Para Juan Martín del Potro, claro, que buscaba acceder a la tercera a la tercera ronda del Masters 1000 de Indian Wells derrotando a quien fue su verdugo en el Abierto de México: Novak Djokovic. Pero no pudo ser para el argentino, que cayó derrotado por 5-7, 6-4 y 1-6 en 2 horas y 17 minutos.

El primer set fue claramente el más parejo de todos, y a pesar de que finalmente se lo quedó Djokovic, fue Juan Martín quien pegó primero al quebrar el servicio de su rival en el primer game. Sin embargo, el serbio fue paciente, comenzó a mejorar y tuvo recompensa: quebró en el sexto game para igualar las acciones. Y más tarde logró otro quiebre en el duodécimo game, luego de remontar un 0-30. Pegó en el momento justo, cuando el tie-break ya podía vislumbrarse.

De todas formas, el tandilense no acusó recibo psicológico y comenzó la segunda manga nuevamente con un quiebre. Más tarde, en el cuarto, pudo salvar tres break points y eso pareció motivarlo aún más, ya que inmediatamente logró doblegar el servicio del europeo que, a pesar de luego devolver un quiebre, no pudo conseguir el que le faltaba para igualar las acciones y vio cómo el set se le escurría.

Y en el tercer parcial quien no dio muestras de un bajón anímico fue Nole, quien ganó el primer game e hizo transpirar a del Potro en el segundo, obligándolo a esforzarse para no perder su servicio. Y curiosamente sería el único game que la Torre ganaría, porque de allí en adelante fue todo del nacido en Belgrado, que con dos quiebres liquidó el partido rápidamente.

En la próxima ronda, el ex número 2 del mundo enfrentará al australiano Nick Kyrgios, que viene de eliminar al alemán Alexander Zverev en dos sets. Curiosamente este duelo también se dio en Acapulco, siendo el oceánico quien se quedó con el triunfo en tierras aztecas.