Seguinos en las redes

El abandono que enfadó al público presente

Esa fue la increíble excusa que le dio Bernard Tomic al umpire Mohamed Lahyani en los cuartos de final del ATP 250 de Sidney. Bernard Tomic no deja de sorprender y no gratamente. El australiano volvió a hacer una de las suyas, en este caso decepcionando al público local con un abandono en su partido […]

Temáticas de esta nota:

trunge
Escrito por:

Esa fue la increíble excusa que le dio Bernard Tomic al umpire Mohamed Lahyani en los cuartos de final del ATP 250 de Sidney.

Bernard Tomic no deja de sorprender y no gratamente. El australiano volvió a hacer una de las suyas, en este caso decepcionando al público local con un abandono en su partido ante Teymuraz Gabashvili en Sidney.

Resulta que Tomic había manifestado días atrás que tenía su mente plenamente en el Primer Grand Slam del año, que comienza en pocos días. Entonces al observar el sorteo realizado hace pocas horas, el tenista de 23 años, que veía difícil revertir su encuentro ante el ruso, se retiró con una excusa muy poco seria.

“Tengo un buen sorteo en Melbourne”, le dijo Tomic al juez de silla dando a entender que prefería resignar el partido y enfocarse en la primera ronda del Australian Open donde jugará con Denis Istomin. Lahyani, sorpresivamente, intentó convencerlo de que siga. “En este momento estás acá; no pienses en Melbourne“, respondió el Umpire a lo que Tomic optó por no prestarle mucha atención.

Al llegar a la conferencia de prensa, Tomic acusó una supuesta fatiga, un dolor de estómago y aseguró que sería mucho jugar dos partidos en un mismo día -ayer había sido suspendido por lluvia-. Bernard sigue haciendo de las suyas.

Autor:

22 años. Periodista deportivo. Creador y director de Tenis Zone. Me escuchás lunes y viernes en http://www.punto.radioam.com.ar/ y me lees en la revista digital conexiontenis.com.ar.

También te puede interesar...

Groth

La sorprendente reacción de Sam Groth

Sam Groth no soportó la derrota en primera ronda de Qualy en Wimbledon y luego de saludar a su compañero revoleó su raqueta. ¿A dónde? Aún no lo sabemos.