Andy Murray se enfrenta a la posibilidad de un nuevo hito en la historia del tenis británico: volver a consagrar a Gran Bretaña campeona de la Copa Davis, algo que no logra desde 1936 (79 años). No obstante, sus obligaciones en el circuito representan un problema que deberá resolver.

Murray Davis

Andy Murray, el último gran tenista británico, el de logros históricos como el Oro en Londres 2012 y el título de Wimbledon al año siguiente luego de 77 años sin que un oriundo de Gran Bretaña levantara el trofeo, se encuentra ahora frente a un nuevo hito en su historia personal y en la del tenis de las islas: la posibilidad de consagrarse en la Copa Davis tras 79 años sin lograrlo (en 1936, la última vez de Gran Bretaña). Semejante posibilidad le plantea un dilema a Murray: los millones o la gloria.

Murray levanta el trofeo de Wimbledon en 2013.

Murray levanta el trofeo de Wimbledon en 2013.

Sucede que el n°3 del mundo, por su ránking, estará obligado a disputar el Masters de Londres, cuyo desarrollo coincide con la preparación que el escocés desea realizar con el objetivo de vencer a la primeriza Bélgica en la final de la Davis. Negarse a ser parte del torneo conllevaría pérdidas de hasta 3 millones de euros para Murray: una multa estimada de € 500.000 y otros € 2.5 millones de ingresos por ganancias, premios y patrocinios que no percibiría.

No obstante, el deseo del singlista británico es prepararse fuertemente para la final que se disputará entre el 27 y el 29 de noviembre en Bélgica, una oportunidad que considera única.

+ Reviví la alegría de Andy Murray tras ganar el punto decisivo del dobles ante Australia