Roger Federer, integrante del equipo europeo en la Laver Cup, afirmó en su llegada a Praga que la competencia no va a ser la de una copa exhibición, sino que tendrán que dejar todo en la cancha.

El suizo arribó a Praga para la primera versión de la Laver Cup, torneo donde se enfrentará Europa y el “Resto del Mundo“, y lo primero que anticipó es que: “No es una exhibición. Sé que algunos utilizan esa palabra. A mí ni siquiera me gusta”.

Estamos jugando por el honor y el legado de Rod Laver. Bjorn Borg definitivamente quiere ganar y sé con certeza que John McEnroe (capitán del otro equipo) no querrá perder…“, comentó Roger.

“Ojalá sea el punto de inicio de una gran historia”, sentenció Federer y dejó e claro que este torneo no tiene nada que ver con la Copa Davis: “la Laver Cup son tres días al año y eso es todo. Otro evento, otro sistema”.

Foto Destacada: Laver Cup