En una completa entrevista con el Diario Marca, el suizo analizó su presente, recordó sus mejores momentos y reveló cuales son sus grandes objetivos para lo que resta de la temporada. 

Roger Federer explicó varios temas relacionados al tenis y su carrera. El ex número uno del mundo asegura que puede ganar otro Grand Slam y sigue valorando a Rafael Nadal como “el rey de la tierra”, incluso por delante de Novak Djokovic.

En primer lugar, Federer comentó la situación que vive actualmente, que lo ha obligado a modificar su calendario en varias ocasiones. “Bueno tampoco es algo tan duro (rehacer calendario sobre la marcha) porque los tenistas hemos nacido para ser flexibles. Me acuerdo ya en la época de juniors que podía llegar a jugar tres partidos al día como consecuencia de la lluvia. Yo soy alguien muy ordenado y si tengo que cambiar mi agenda lo hago prestando atención a la lesión y a mi familia. Lo que sí ha sido duro es jugar enfermo en Brisbane y sólo estar sano en Australia porque en Montecarlo regresaba después de un largo parón”.

Todavía no ha decidido cual será su próxima parada. Las alternativas son los Masters 1000 de Roma y/o Madrid. Con respecto a esta decisión aclaró que “Me gustaría decirlo ahora mismo porque sé que ayudaría a los torneos con el tema de entradas. Pero lo que no quiero es decir que jugaré y luego a última hora borrarme porque entonces sí que entiendo que estoy decepcionando a los aficionados. En función de cómo me sienta en una semana, decidiré lo que hago”.

Por otra parte, afirmó que el motivo de la lesión en su rodilla fue el paulatino desgaste. “De hecho, les preparé la bañera antes de venir a Barcelona. Sinceramente, creo que fue mala suerte porque no hice ningún gesto raro. Me podía haber hecho daño lavándome los dientes o poniéndome las medias. La rodilla estaba desgastada por el paso del tiempo”.

Más adelante, el ganador de 17 Grand Slams, propuso sus objetivos para 2016. Admitió que los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro y Wimbledon son sus principales retos. Sin embargo, prioriza mantenerse sano de mayo a septiembre. “Se puede decir que sí, pero lo importante para mí es no estar lesionado cuando llegue el verano. Desde París hasta septiembre me gustaría sentirme bien porque hay mucho en juego, muchos puntos para el ranking, sueños que cumplir, títulos que ganar. No quiero jugar muchos torneos, pero sí los suficientes para sentirme competitivo. Después de la operación, mi cabeza piensa que tengo que llegar en mi plenitud física a Roland Garros. Tengo que ser capaz de jugar siete partidos en dos semanas al mejor de cinco sets. París y Wimbledon son los dos objetivos más cercanos. Río queda muy lejos”.

También comentó las posibilidades que tiene de ganar otro Major. “Me siento listo para volver a ganar un grande. He estado cerca en Wimbledon y en el US Open. Incluso en el Open de Australia. Honestamente, creo que he jugado a un gran nivel las dos últimas temporadas. Me he movido perfecto en la pista. La nueva raqueta que me hizo Wilson también me ha ayudado porque me ha permitido jugar más fácil y pegar más fuerte, en especial con el revés. El porcentaje de velocidad en el saque también es más alto con menos esfuerzo”.

Repasando los mejores momentos de su excepcional carrera deportiva, el nacido en Basilea se detiene en Roland Garros 2009, destacando lo que significó para él y la manera en que lo consiguió. “Siempre digo Wimbledon, pero tampoco puedo olvidarme de lo difícil que fue ganar Roland Garros. Fue increíble lo que sentí en 2009, la presión, la emoción que me llegó de la grada. Estuve a punto de perder antes de la final con Tommy Haas y Del Potro”.

Finalizando la entrevista, le preguntan ¿quién es el mejor en tierra batida, Nadal o Djokovic?. El suizo no dudó: “El rey de la tierra es Rafa. El tenista a batir es él. Novak nunca ganó en París. Puede que ahora sea el favorito pero Nadal es Nadal”.

Volviendo a los Juegos Olímpicos, tras confirmar que Martina Hingis será su compañera en el dobles mixto, asegura que en el próximo mes charlará con Stan Wawrinka para decidir si juegan en pareja como en Bejing 2008.

Por último, el actual número 3 del mundo reflexiona sobre cómo quiere que lo recuerden luego de su retiro del tenis profesional. “Como alguien que ha sido bueno para el tenis. Para los suizos como alguien a quien han seguido durante un tiempo y les ha dado alegrías. Como alguien que ha sido un buen ejemplo para los niños. Como alguien que ha ayudado a mejorar mi deporte y que siempre di el máximo de una manera justa. El día que me retire no me apartaré del tenis. Siempre me gustará estar cerca porque me ha dado mucho”.

Imagen destacada: ubitennis