Roger Federer volverá a las canchas en Montecarlo después de más de dos meses de inactividad por problemas en su rodilla.

“¡Qué nadie me subestime!“. Fueron las palabras más determinantes que soltó Roger Federer luego de su entrenamiento junto a David Goffin. Cuando parecía que su vuelta se iba a dar en Miami -se bajó horas antes de su debut- finalmente será en el principado de Mónaco.

El suizo ya se encuentra hace varios días en Montecarlo y espera en segunda ronda por el español Guillermo García López. “Estoy descansado mental y físicamente. Creo que uno puede añadir todo esto en la parte final de tu carrera, en términos de estar más fresco mentalmente y ser capaz de entrenar más duro. Sea cual sea el tiempo de descanso, lo importante es cómo lo afrontas“, expresó.

Estoy feliz de decir que me he recuperado bien del virus en Miami. He estado entrenando en la pista central de Montecarlo durante los últimos ocho o nueve días. Estoy contento de cómo me muevo; la forma en que estoy golpeando la pelota. He jugado un montón de juegos en el entrenamiento“, afirmó el nacido en Basilea que nunca logró consagrarse en este certamen.

Con respecto a sus problemas en la rodilla que lo apartaron de Rotterdam, Dubai e Indian Wells, aseguró que hasta el momento no tuvo ninguna molestia y agregó: “La gran prueba será ver cómo reacciona en condiciones de un partido oficial”.

Federer observa al tercer Masters 1000 del año como una oportunidad para los más jóvenes, ya que todos deberán adaptarse por igual al cambio de superficie. “He jugado muy bien aquí en el pasado, pero por ahora mi objetivo es hacer mi regreso a las pistas, recuperar otra vez las buenas sensaciones“, manifestó.

Foto destacada: @planetadeltenis