Roger Federer se mostró muy feliz por alcanzar su octavo título en Wimbledon, tercer Grand Slam de la temporada.

Las últimas horas de Roger Federer en Londres fueron mágicas. Luego de su aplastante victoria sobre Marin Cilic en la final de Wimbledon, el suizo se dedicó a festejar y también a realizar entrevistas para todas las cadenas de televisión y radio de muchos países.

Sin embargo, las primeras palabras las dio en la premiación luego de que le entregasen su octavo trofeo en la Catedral del Tenis. “Siempre creí que podría hacerlo, porque si crees mucho en algo puedes conseguirlo. Seguí creyendo y soñando“, manifestó Federer.

Espero que no sea mi último partido y pueda volver aquí el año que viene a defender el título“, agregó el nacido en Basilea, que con este título ingresó nuevamente entre los tres mejores del ranking mundial.

Además, Federer, no se olvidó de su rival de turno y aseguró: “Te quiero felicitar porque has hecho un torneo buenísimo, deberías estar muy orgulloso“.

Vale recordar que el último paso de Roger Federer por Wimbledon no había sido el mejor. A pesar de la derrota en semifinales, lo más importante significó su lesión en la rodilla que lo marginó de las canchas durante el resto de la temporada 2016 y principalmente de los Juegos Olímpicos de Río.

Mejor que ganar el trofeo es sentirme sano. Eso significa mucho para mí. He trabajado muy duro para estar aquí“, sentenció.

Foto destacada: Eurosport