Se dice, se comenta que a veces los cuadros de los Grand Slam son un pelín descafeinados hasta que no llega la segunda semana de competición. Los primeros partidos de los favoritos parecen una puesta a punto donde la duda está en si se les escapará algún set o, en algunos casos, algún break. Ahora bien, el sorteo del cuadro masculino del Us Open 2015 no será así, al menos sobre el papel. Pareciera que el presidente de la televisión que tiene los derechos de emisión del torneo ha sido el encargado de gestionar el sorteo. No ha sido así pero la realidad nos ofrece que el último grande de la temporada comenzará con finales desde el principio.

33, 35, 37, no, no me he pasado al bingo. Son los números de los rivales de Federer, Nadal y Murray en sus debuts. El helvético es favorito ante Leonardo Mayer. Qué duda cabe de que el argentino, el primero de los clasificados fuera de los cabezas de serie, no ha tenido nada de suerte con el emparejamiento. Aún así será una primera prueba de más nivel del habitual para el número dos del mundo. Tampoco hay duda de que Nadal tendrá que sudar desde el principio. El joven Coric ya está en el número 35 y con mucho potencial para progresar. Además el croata sabe lo que es ganar al español, lo hizo en el único duelo previo entre ambos.

Pero la gran bomba de la primera ronda será el duelo entre Andy Murray y el niño malo Kyrgios. Un partido que a nadie extrañaría ver en la segunda semana de competición pero que será la toma de contacto para ambos. También en la ronda inaugural chocarán Nishikori y Paire, Verdasco contra Haas y Kokkinakis ante Gasquet. Tres partidos más que atractivos.

Algo más asequible será la primera ronda del número uno del mundo quién resultó agraciado con el brasileño Souza. Novak Djokovic es el miembro del big four al que mejor le ha ido con el sorteo. Aún así tendrá aristas. En el camino potencial el serbio cruzaría con Pospisil en segunda ronda, después con Seppi. En octavos subiría el nivel y Goffin intentaría volver a darle un susto. Las tres últimas paradas antes del título Nadal, Nishikori y Federer o Murray.

Todo lo opuesto a afortunado se puede aplicar para hablar del camino de Nadal. El manacorí llega en uno de sus momentos con más dudas y tendrá que afrontar uno de los cuadros más difíciles de su carrera. De superar a Coric tendría como obstáculo a su rival más sencillo, el argentino Schwartzman (sencillo que no fácil ya que el argentino llegará rodado de Winston Salem). Después el Everest, el Kilimanjaro, el K2 y el Kachenjunga. Fognini en tercera ronda, Raonic en octavos, Nole en cuartos, Nishikori en semis y Federer en la final. Difícil, muy difícil para Rafa.

Por la parte baja del cuadro y con una semifinal en el horizonte entre ellos desarrollarán sus caminos Federer y Murray. El británico, de superar su final inicial vería allanarse su camino hasta los octavos de final, ronda en la que el sudafricano Anderson podría darle guerra. Después su auténtica cruzada: Wawrinka, Federer y Djokovic. El primero le ha ganado las dos últimas veces, y los otros dos le ganan el cara a cara particular.

Las siete piedras que separan a Federer del soñado dieciocho son asumibles pero no fáciles. Tras Mayer dos veteranos, Baghdatis y Kolschreiber, un cañonero, Isner o Karlovic, el checo Berdych y de nuevo, si nadie hace el trabajo sucio, la doble montaña de Murray y Djokovic. Los seguidores de Federer pueden soñar pero también podrían acabar despertando del sueño.