La rusa planea estudiar en la Escuela de Negocios Harvard de Boston mientras persista su sanción de dos años sin jugar al tenis.

Serán dos años muy distintos para María Sharapova. Distintos porque no hará lo que ama y lo que realizó durante gran parte de su vida: tener una raqueta en su mano. 

Sin embargo, la ex número uno del mundo buscará distenderse durante este tiempo y en las redes sociales manifestó estar ansiosa a la espera de comenzar la Universidad

“No sé cómo ha pasado, pero ¡ey Harvard! No puedo esperar hasta que se inicie el programa”, escribió la jugadora de 29 años en su cuenta de Twitter. Ella extraña el tenis. El tenis la extraña a ella. Mientras tanto Sharapova agarrará los libros.