La campeona del reciente Abierto de Australia ya sueña en alto y busca convertirse en la mejor jugadora del planeta.

Está sólo a dos escalones de conseguir su máximo objetivo, pero esos son justamente los escalones más difíciles de llegar. Angelique Kerber se encuentra en el tercer escalafón del ranking mundial y quiere -como muchas- ser la número uno del mundo, aunque a diferencia de las demás ella tiene las condiciones para lograrlo.

Sin embargo, la jugadora de 28 años, que actualmente se encuentra disputando un torneo en Stuttgart, no suele observar su posición. No miro dónde estoy. Lo importante es jugar bien y el ranking acabará llegando por sí mismo“, contó. Y agregó: “Mi objetivo es ser la número uno del mundo”.

Tras su primer trofeo de Grand Slam conseguido en enero en el Abierto de Australia, la tenista alemana confesó que le costó adaptarse en los próximos torneos y que ya se prepara para la cita en Río de Janeiro: “He aprendido que necesito un poco de tiempo para mí pero creo que este puede ser mi año. Después de Melbourne así lo creo. Los Juegos Olímpicos es un gran reto.

Foto destacada: www.zimbio.com