Marin Cilic tiene un récord de 5-7 este año. La derrota en la final de la Copa Davis parece pesar en la cabeza del croata.

Hay momentos que pueden cambiar la carrera de un jugador: una victoria puede inyectarlo de confianza, así como una derrota puede producir todo lo contrario. La Copa Davis suele ser un factor clave en este tipo de casos.

Marin Cilic estuvo a un set de convertirse en un héroe nacional. Si bien ya es ultra querido en Croacia, por su fantástica carrera (ganó el Us Open en 2014), ganar el punto decisivo en la Copa Davis puede darle a un jugador un status de ídolo patriótico. Pero todo cambió, en aquel partido que parecía perdido, Del Potro ganó 3 sets consecutivamente y dio vuelta el encuentro. De ahí en más, la debacle croata.

Todo esto parece pesar en la cabeza de Cilic, que tiene un récord de 5-7 este año, y perdió en primera ronda en 4 de los 7 torneos que disputó.

Cilic comenzó el año en Chennai perdiendo ante Kovalik, que se encuentra por debajo del puesto 100 en el ranking mundial. Más tarde, en el primer Grand Slam del año, logró vencer (no sin esfuerzo) a Janowicz. Fue 6-3 en el quinto, luego de haber perdido los primeros dos sets. En segunda ronda perdió en cuatro ante Edmund.

En febrero, ni su suerte ni su juego cambiaron. Perdió por 6-4 6-4 ante el alemán Brown en su debut en Montpellier. En Rotterdam subió su nivel: victorias en 3 sets ante Paire y Coric, para luego caer con Tsonga por doble 7-6. Esta pequeña levantada parecía confirmarse cuando llegó a semis en Acapulco. Victorias en 3 sets ante Dolgopolov y Coric (nuevamente), luego un guiño de la suerte, Walkover de Johnson y a la ronda siguiente . Sin embargo, cuando tuvo una prueba de fuego ante un rival de la clase de Nadal, demostró no estar a la altura: cayó 6-1 6-2.

El momento de levantar el nivel parecía llegar, se acercaban los Masters 1000. En Indian Wells le tocó un cruce accesible en primera ronda: Taylor Fritz, que ocupaba el puesto 136 del ranking (hoy está 126). Lamentablemente para Cilic, fue derrota 6-4 en el tercer ser. En Miami, más de lo mismo, derrota ante Chardy para despedirse sin victorias en esta mina gira por Estados Unidos.

Posee el tenis para volver a tener grandes resultados, quizás le falte confianza. Lo cierto es que los resultados de Cilic no son típicos de un número 9 del mundo. Esperemos que recupere su nivel, porque es un jugador que vale la pena sentarse a mirar.

Foto destacada: