Seguinos en las redes

La enorme victoria de Fognini sobre Nishikori

Gran partido del italiano que fue muy superior en todo momento. El japonés se va de Miami repleto de malas sensaciones. Fabio Fognini lo hizo. Se venció a sí mismo y después venció a Kei Nishikori. En su andar por Miami, el italiano ha logrado el enfoque mental que le permite ocultar a su lado […]

C8HUfn8VoAAYe2m

Gran partido del italiano que fue muy superior en todo momento. El japonés se va de Miami repleto de malas sensaciones.

Fabio Fognini lo hizo. Se venció a sí mismo y después venció a Kei Nishikori. En su andar por Miami, el italiano ha logrado el enfoque mental que le permite ocultar a su lado malo para que reluzca su lado bueno, ese costado que es capaz de grandes actuaciones y de ganarle a los mejores jugadores del mundo. El resultado de la victoria no es mentiroso: fue un 6-4 y 6-2 que pudo haber sido aun más abultado.

En la previa del partido podía afirmarse que se enfrentaban el orden contra el desorden, y así fue; solo que esta vez los roles estaban repartidos al revés. Fognini fue el orden, la concentración y la seriedad. Nishikori fue el desorden, la irregularidad y la inseguridad. Ninguno de los dos estaba en su propia versión, y eso perjudicó al japonés pero benefició al italiano.

El partido comenzó con ambos tenistas cometiendo errores. En un primer game sin muchos peloteos, el número 5 del mundo desaprovechó un punto de quiebre. Pero era el primer game, no tardó mucho Fognini en agarrar ritmo y en empezar a golpear la pelota con la limpieza que lo caracteriza. En cambio el nipón continuó por la misma senda todo el partido, como si nunca hubiera entrado en calor.

El italiano hoy tenía otro semblante en el rostro, su mirada no se desviaba entre punto y punto. Si estaba desconectado, era del mundo exterior y no del partido. A eso le sumó una estrategia clara, lo que ya implica una gran diferencia con su forma habitual de jugar, en la que prevalece la improvisación por sobre la táctica. Salió con un plan definido, raro en él, y este era jugar por el drive de Nishikori, su punto menos sólido; y en lo posible hacerlo con su propia derecha para proponer duelos entre uno y otro con ese golpe.

Los resultados no tardaron en llegar: pronto se colocó 4-1 con un quiebre de ventaja. Por su parte Nishikori hoy tuvo una prolongación más de su floja performance en el año. Inactivo de piernas y falto de aceleración en sus golpes, nunca podía tomar la iniciativa de los puntos. Había un solo jugador en la cancha y, de manera contraria a la normalidad, ese era Fognini, pero así y todo el italiano no se iba a marchar sin haber hecho de las suyas en algún momento de la tarde.

Cuando se encaminaba a cerrar el primer set, Fognini volvió a ser Fognini. Perdió un primer punto tras dejar una pelota muy corta que provocó el ataque del japonés, se quejó consigo mismo en voz alta, gesticuló en exceso con un visible enojo y chau. Se fue, a donde suele irse bastante seguido, un lugar que solo él conoce. Abandonó su cuerpo, y este en soledad se las debía arreglar para estar en la pista central de Miami y ganar ese game con su servicio. No lo logró. Perdió la ventaja y ahora el nipón sacaba 4-5.

Pero Nishikori tampoco estaba presente. Era obligado a defenderse constantemente, pero, curiosamente, corrió menos metros que su rival en todo el partido; y no que cualquier rival, sino un rival como Fognini que camina más de lo que corre. El italiano sin la presión de ser el encargado de dar el golpe de gracia, logró ganar la primera manga 6-4 desde la devolución y no desde el saque.

El segundo set fue una prolongación del primero. Fognini había vuelto y rápidamente rompió el servicio del japonés. Kei tuvo chance de recuperar en el 1-3, pero el italiano salió ileso de esa situación, y también fortalecido, ya que quebró en el game siguiente y se puso 5-1 con saque para el partido, para las semifinales del Masters 1000 de Miami. Pero cuando las papas quemaban, otra vez se fue y no se hizo cargo. Volvió a perder el saque y volvió a ganar el set desde la devolución.

Partido extraño, de vaivenes por parte de ambos pero que siempre tuvo un solo dueño. La incertidumbre jamás se hizo presente, y Kei Nishikori tampoco. La contundente victoria del italiano lo dice todo: habla de cómo está él y también de cómo está su rival.

Foto destacada: @MiamiOpen

Autor:

Periodista deportivo | Productor General de Tenis Zone Radio

También te puede interesar...

El 2018 de Djokovic

Luego de superar la lesión en el codo y afianzarse rápidamente en la elite del tenis una vez más, el serbio celebró anoche su segundo título de Grand Slam de la temporada.

El ocaso de David Ferrer

El español está, tal como afirmó él mismo, en sus últimos momentos en el circuito. Tanto la merma en su nivel y las lesiones que lo azotan lo demuestran. Anoche, comunicó que se despedirá en su tierra y que el Us Open fue su último torneo de Grand Slam.

Martin Klizan extiende su récord

El jugador eslovaco derrotó, hoy, a Denis Istomin en dos sets en Kitzbühel y se coronó campeón por sexta vez en su carrera. Además, alarga su particular registro.