Seguinos en las redes

La resurrección argentina en la Davis

Argentina tuvo una actuación en Copa Davis superior a la esperada. Varios batacazos y victorias heroicas llevaron al país a estar de vuelta entre los cuatro mejores. En un año que parecía ser de transición, el equipo argentino se sobrepuso a distintas dificultades y completó una destacada participación en el certamen, tras finalizar entre los […]

Temáticas de esta nota:

Escrito por:

Argentina tuvo una actuación en Copa Davis superior a la esperada. Varios batacazos y victorias heroicas llevaron al país a estar de vuelta entre los cuatro mejores.

En un año que parecía ser de transición, el equipo argentino se sobrepuso a distintas dificultades y completó una destacada participación en el certamen, tras finalizar entre los cuatro mejores por décima vez en los últimos catorce años.

Luego de la ajustada victoria en el repechaje jugado en septiembre del año pasado frente a Israel y de la sucesiva renuncia de Martín Jaite como capitán, sumado a la recaída de lesión de Juan Martín del Potro, el panorama no era el mejor. Sin embargo, con el correr de los partidos, la figura de Leonardo Mayer emergió como principal responsable de la gesta: el correntino tomó la punta de lanza y ganó los seis partidos que disputó en el año.

yaas

La celebración de Leo Mayer tras ganar un partido histórico ante el brasileño Joao Souza: el más largo en la historia de la Copa Davis.

La primera ronda ante Brasil se sabía pareja de antemano. Por si fuera poco, la euforia adicional que proporcionaba la histórica rivalidad frente a los vecinos calentó el ambiente en Tecnópolis; y la emoción tocó techo cuando, tras un comienzo 1-2 en partidos, el Yacaré venció a Joao Souza en un partido que pasó a la historia por sus casi siete horas de juego y le entregó la llave de cuartos a Federico Delbonis.

Con la tribuna desbordada de alegría, en una clara muestra de personalidad, Leo aprovechó para criticar a la organización por la duración de los partidos: “Qué me importa ser el hombre récord, es imposible jugar a esto, después nos rompemos y no nos tienen en cuenta”.

La localía en la siguiente ronda contra un Serbia diezmado por la ausencia de su principal raqueta Novak Djokovic pesó en el abultado resultado en favor del equipo Argentino: 4-1. Esta vez, el protagonismo se lo robó Delbonis, tras remontar un 0-2 frente a Viktor Troicki en el segundo partido.

arg bel

El equipo previo a la semifinal frente a Bélgica.

Y llegó Bélgica, con sus gradas vestidas de rojo y con una euforia incontenible de sus fanáticos. La serie comenzó adversa, pero dos triunfos de Mayer, en singles y en pareja con Berlocq, comenzaron a abrir las puertas a la ansiada final. Cuando todo parecía color de rosas, una gran actuación de David Goffin con sucesiva confirmación de su compatriota Steve Darcis apagaron el fuego argentino de un solo soplido.

Fue gloria y ocaso para un equipo argentino. Una digna derrota que esperanza más de lo que decepciona.

Autor:

21 años. Periodista deportivo. Creador y director de Tenis Zone. Me escuchás lunes y viernes en http://www.punto.radioam.com.ar/ y me lees en la revista digital conexiontenis.com.ar.

También te puede interesar...

Marin Cilic, el silencioso

Una nueva final para el croata, uno de los jugadores que más rinde en los Grand Slam, pero de los menos tenidos en cuenta.

Nadal al milímetro

¿Qué le pasa a Nadal? Es algo así como una de las preguntas del millón que circulan por el actual circuito ATP. Es poco probable, sino imposible, que los seguidores del deporte de la raqueta no se hayan formulado o escuchado la formulación de esta interrogante sin respuesta. Al menos en España es una utopía.