Seguinos en las redes

Las decepciones del 2015

Se cerró un nuevo año en el circuito ATP, con sus ganadores y sus perdedores. Grigor Dimitrov, Milos Raonic y Marin Cilic son tres de los que se esperaba más para este año, tras sus logros en 2014. Todos los años el ránking se mueve: los tenistas suben, bajan, se mantienen. Todos los años, también, […]

decepciones2015

Se cerró un nuevo año en el circuito ATP, con sus ganadores y sus perdedores. Grigor Dimitrov, Milos Raonic y Marin Cilic son tres de los que se esperaba más para este año, tras sus logros en 2014.

Todos los años el ránking se mueve: los tenistas suben, bajan, se mantienen. Todos los años, también, se dan sorpresas y decepciones; singlistas que, por un golpe de suerte o uno de horno, se destacan ganando torneos o alcanzando instancias decisivas y así escalan en el ránking, y otros que, a pesar de lo que se esperaba de ellos –por las condiciones que muestran o por sus logros recientes en el circuito–, no logran dar un salto y quedan en la intrascendencia. En este último grupo en el que nadie quiere estar se encuentran, en este 2015, Marin Cilic, Milos Raonic y Grigor Dimitrov, tres de buen 2014 que, no obstante, no pudieron sostenerse.

El Baby Roger lo dejó todo por el tenis este año, pero no cumplió las expectativas. // Foto: Novinite

Dimitrov lo dejó todo por el tenis este año, pero no anduvo. // Foto: Novinite

El caso más emblemático tal vez sea Dimitrov. Considerado por muchos un “Baby Roger” por su técnica pulida similar a la de Federer, el búlgaro inició el año en el 11er puesto tras haber logrado su mejor posición –8° lugar– en agosto del 2014, cuando alcanzó las semis de Wimbledon y prolongó su momento de esplendor en el Masters de Toronto. Además, ese año logró tres de sus cuatro títulos (ATP 500 de Acapulco y 250 de Londres y de Bucarest) y se pensó, entonces y lógicamente, que era el momento del despegue del joven de 24 años. No obstante, pese a los cambios que realizó esperando mejorar su tenis (cambió su entrenador y cortó su relación con la tenista rusa Maria Sharapova), Dimitrov tuvo un mal año: sin ningún título, sin figurar en torneos importantes –no superó 16avos en Grand Slam ni cuartos de final en Masters 1000–, el oriundo de Haskovo ha cerrado el año en el puesto n°28 y un pasar intrascendente.

Raonic supo meterse en el Torneo de Maestros en 2014. // Foto: Clive Brunskill/Getty Images

Raonic Masters de Londres en 2014. // Foto: Getty Images

Como él, Raonic tampoco tuvo un buen año: luego de un 2014 en el que supo meterse entre los ocho mejores de todos los Masters (finalista en parís, semifinalista en Roma y Cincinatti y cuartos de final de Indian Wells, Miami, Monte Carlo y Toronto), lo que se tradujo en su participación al final del año en el ATP World Tour Series por primera vez. Hasta la mitad del 2015 supo mantenerse e, incluso, tocó el puesto n°4 del ránking luego de alcanzar los cuartos de final del Masters de Madrid. Desde entonces, bajó su rendimiento y acabó el año 14°, con rendimientos irregulares y tan sólo un ATP 250 (San Petersburgo) bajo el brazo.

Cilic ganó US Open el año pasado. // Foto: Web

Cilic ganó US Open el año pasado. // Foto: Web

Finalmente, el croata Cilic tuvo en el 2014 probablemente su mejor año en el circuito: ganó 4 títulos, entre ellos el batacazo en el US Open, donde borró primero al legendario Roger Federer en las semis y luego venció al japonés Kei Nishikori. En contraste, este año apenas logró un título, acabó el 2015 4 posiciones más abajo –y fuera del top ten– de lo que lo hizo el año pasado y nunca logró reencontrarse con aquel tenis que lo tuvo vencedor en un Major.

También te puede interesar...

Marin Cilic, el silencioso

Una nueva final para el croata, uno de los jugadores que más rinde en los Grand Slam, pero de los menos tenidos en cuenta.

Nadal al milímetro

¿Qué le pasa a Nadal? Es algo así como una de las preguntas del millón que circulan por el actual circuito ATP. Es poco probable, sino imposible, que los seguidores del deporte de la raqueta no se hayan formulado o escuchado la formulación de esta interrogante sin respuesta. Al menos en España es una utopía.