La tenista suiza no está atravesando su mejor situación en lo que a tenis se refiere y un año cayó, sorpresivamente, muchos puestos en el ranking.

Supo estar en el séptimo lugar del ranking WTA en febrero de 2016. Supo vencer a jugadoras como Eugenie Bouchard, Caroline Wozniacki, Sabine Lisicki, Serena Williams y Simona Halep, todas en una misma semana. Conquistó el Premier de Toronto, uno de los torneos más importantes luego de los Grand Slam, y parecía que se encaminaba a ser una de las grandes jugadoras de la temporada 2017. Sin embargo, eso todavía no sucedió y Belinda Bencic está en caída libre.

Belinda Bencic con su trofeo más importante: Toronto 2015.

Actualmente la joven de tan sólo 20 años se encuentra en fuera del TOP 100 y jugando certámenes ITF para poder recuperar la confianza perdida en estos últimos meses. Comenzó formando duplas con Roger Federer en la Copa Hopman, donde ambos representaron a Suiza, y de allí en más todo fue cuesta arriba: ganó dos partidos (uno en Fed Cup y otro en la primera ronda de Indian Wells) y eso la llevó a ‘comenzar’ nuevamente desde abajo.

No me preocupa si soy la 60 o la 80. El objetivo es estar arriba. Pero no me ayuda poner la vista en la clasificación. La gente rápido piensa que si caes mucho estás acabada“, expresó Bencic en una entrevista a Watson.ch, un portal de Suiza. “A veces pienso que el universo me odia“, agregó.

En referencia al balance de su 2017 hasta el momento, Belinda Bencic sabe que no ha sido bueno: ” La autoestima se fue viendo afectada, por lo que he tenido que jugar torneos menores. Me pongo contenta por cada partido que me da confianza, con el objetivo de poder salir de esta espiral negativa”.

La última semana, la jugadora helvética llegó hasta los cuartos de final del ITF de Croissy-Beaubourg a causa de un retiro en esa instancia. “Las condiciones son peores y necesito organizarme más yo misma. No te dan toallas, no te dan bolas, no tienes un lugar en el vestuario ni un gimnasio“, contó.