Seguinos en las redes

Marin Cilic, el silencioso

Una nueva final para el croata, uno de los jugadores que más rinde en los Grand Slam, pero de los menos tenidos en cuenta.

Temáticas de esta nota:

Marin Cilic, el silencioso

El que come callado come dos veces”, afirma el dicho popular. Marin Cilic, callado y sigiloso, buscará por segunda vez un título de Grand Slam. El croata no es el tenista más carismático, ni el que más fans atrae, ni el que llame más la atención por su juego, ni del que la prensa más hable. Pero él hace lo suyo. Con la boca cerrada, con mesura y con discreción.

 

Opacado en su juventud por otro gigante de su misma estatura y generación como Juan Martín del Potro, no era predecible que llegue a meterse en los libros de historia de los Grand Slam; como sí se esperaba y se espera, por ejemplo, de Grigor Dimitrov, Tomas Berdych o Milos Raonic. Hasta otros jugadores más jóvenes que él han hecho más ruido e hicieron sonar más alarmas, como Nick Kyrgios, Alexander Zverev o Dominic Thiem. Pero Cilic es un hombre que actúa desde las sombras y el silencio. Sin que nadie lo vea.

 

Silenciosamente llegó a la final del US Open en el 2014. A pesar de haber derrotado a Roger Federer de manera categórica, todas las miradas se centraban en Kei Nishikori; después venció al japonés en la final, también de manera categórica, y las miradas siguieron puestas en el nipón. Pero él permaneció en silencio.

 

Silenciosamente ganó un Masters 1000 en Cincinatti, en el que venció al flamante campeón olímpico Andy Murray en su mejor versión, el mismo que semanas después llegaría al N°1 del mundo. Pero él permaneció en silencio.

 

Silenciosamente se afianzó en la mitad del top ten durante el segundo semestre del 2016, dos años después de su gran explosión. Pero permaneció en silencio.

 

Silenciosamente llegó a otra final en un Grand Slam, en Wimbledon 2017, sin ganarle a ningún top ten, mientras Federer aplastaba rivales y Nadal, Djokovic y Murray caían eliminados con otros jugadores. Cilic permanecía en silencio. Nadie se había fijado en él hasta que los favoritos cayeron. No pudo batallar en la final como consecuencia de ampollas en sus pies, pero siguió en silencio. Todas las miradas fueron hacia Roger y el jolgorio de su 19no Grand Slam, el séptimo en la Catedral.

 

Silenciosamente jugó dos Torneos de Maestros. Y pasó desapercibido, debido en gran parte a la ausencia de buenos resultados en este certamen.

 

Silenciosamente ahora llega a la final del Australian Open 2018. Con un cuadro que se le abrió como consecuencia de la lesión de Nadal y de la derrota de Dimitrov con Kyle Edmund. Si su rival llega a ser Roger Federer, él no será el candidato, como casi nunca.

 

En las casas de apuestas antes del arranque de los grandes torneos, no se ubica nunca ni entre los primeros cinco nombres más considerados; a pesar de ser de los pocos que tiene chapa de campeón entre los mejores.

 

No subestimen al hombre sigiloso, que se guarda el ancho de espadas sin cantar truco, le miente a su compañero haciéndose el pobrecito con el envido cuando tiene 33 y trata de irse a la pesca. No subestimen al silencioso. No subestimen a Marin Cilic.

 

Por Federico Menteguiaga

Autor:

Periodista deportivo | Productor General de Tenis Zone Radio

También te puede interesar...

20 veces Roger Federer

Con la conquista del Abierto de Australia, Roger Federer gana su vigésimo título de Grand Slam tras derrotar a Cilic en un partido que se le escapaba de tanto en tanto.