Leo Mayer reflexionó acerca de su temporada, revivió las satisfacciones y las consecuencias que le generó aquel encuentro ante Joao Souza por la Davis -el más largo de la historia- y avisó cuales son sus prioridades para el siguiente calendario, que según sus palabras, lo encuentra con más confianza que nunca.

Es imposible que en cada nota no se le pregunte cuáles fueron sus sensaciones tras el emotivo partido, que lo vio victorioso, ante el brasileño Souza por la Copa Davis que duró 6 horas y 42 minutos. Es por eso que en una extensa entrevista con CanchaLlena, Mayer comentó que “aquello marcó su vida en varios aspectos”. “Me hizo más conocido en el país y afuera un poquito más también. Pero me costó muchísimo recuperar el físico. Tardé como diez días en poder ponerme zapatillas; andaba en ojotas para todos lados. Y a partir de ahí tuve un montón de problemitas en el cuerpo, de derivaciones, que nunca se terminaban de ir. Es más, hay algunas que todavía las sufro un poquito, pero que no me impiden jugar”, deslizó.

De la mano de Mayer, Argentina llegó a semifinales de la Copa Davis.

“Pero fue un gran año, porque poder mezclar las dos competencias, me refiero al circuito y a la Davis, y haber ganado un montón de partidos y llegar a las semifinales de la Davis, hizo que fuera lindo”, continuó Leo.

Si bien está atravesando algunas semanas de relax de cara a la competición del año entrante, Mayer ya imagina su regreso: “Otra vez a los aviones, que tanto me gustan (sonríe). El descanso estuvo muy bien, pero siempre te queda corto. Me fui a Corrientes, hice mucha pesca, no saqué nada porque estaba muy crecido el río, estaba en alerta, pero por lo menos estuve con mis viejos y mis hermanos en el río”.

Por otro lado, el Yacaré esbozó las nuevas sensaciones que atravesó con su tenis en los últimos dos años: “En los últimos dos años tuve experiencias nuevas que antes, por las lesiones que sufrí, no había tenido, y me sirvieron. Empecé a jugar los torneos buenos con más presiones. Me tocó jugar la Copa Davis en Buenos Aires y me sentí bien, que era algo que me incomodaba mucho. Estoy más tranquilo a la hora de encarar los torneos. Antes estaba pensando en que tenía que sacar una cierta cantidad de puntos, pero ahora me siento mucho más cómodo. La confianza te mejora muchísimo el tenis”.

Además, sostuvo que la experiencia que atravesó luego de la última Davis lo ayudó a despegarse del personaje tímido que lo envolvía y le facilitó el trato con la prensa, ya que era más difícil dar una nota porque no le gustaban las cámaras.

leo mayer shanghai

Este año consiguió el mejor ranking de su carrera: 21º.

Por último, afirmó que su prioridad en el año entrante será la Copa Davis, puesto que “quedó un sabor amargo tras la semifinal perdida con Bélgica”. “La prioridad es tratar de mantenerme competitivo y con salud en todos los torneos. Ahora quiero estar entre los mejores 20 del mundo. Ojalá pueda meterme ahí. Y, después, mi meta es jugar la Copa Davis, que la tengo como una prioridad en el calendario. Todavía me queda un feo sabor por las semifinales perdidas con Bélgica, porque tenía muchas ganas de jugar la final. Nos quedamos con un poquito de bronca, pero nos ganaron bien en la cancha”, finalizó.