El estadounidense, ex número uno del mundo, se deshizo de elogios ante el suizo por su 18º título de Grand Slam y se animó a hacerle un poema. ¡No te lo pierdas!

“El Mesías del tenis ha vuelto y tiene un mensaje para todos nosotros. Una vez más, me habéis enterrado demasiado pronto y una vez más, he resucitado. Puede que ya no ande por las aguas como solía hacerlo, pero todavía puedo hacer un milagro o dos, como multiplicar los winners o convertir el agua en Gatorade.

Stanislas Judas Wawrinka hizo lo que pudo al mejor de cinco sets para traicionarme, pero el Dios Laver estaba mirándome desde lo alto. Nosotros, pobres almas, habíamos perdido la fe en él y habíamos comenzado a adorar a otros ídolos. A un pobre escocés, a un delgaducho serbio. Pero después de dos semanas en el desierto, nuestros corazones errantes encontraron su camino a casa. Y la Dios Laver Arena no era lo suficientemente grande como para enseñar nuestra devoción.

Ha sido un camino lleno de baches, y el Medical Time Out entre el cuarto y quinto set trajo de vuelta las viejas dudas. Pero él disipó nuestros miedos y pareció despreocupado por el dolor. Todos nos levantamos para aclamar a nuestro héroe. Y aquí estamos, en el año 35 D.R. ¡Después de Roger! A sólo un paso de la profecía, de Pedro, el apóstol Sampras. El 18º Slam tú ganarás y sólo tú te alzarás en la gloria.

El autodenominado Comisario del Tenis tiene una confesión que hacer. Hubo un tiempo donde perdí la fe. Pensaba que el festival pegador desde la línea de fondo había llegado y que condenaría a Roger a los meandros del Top 20. Pero él se me apareció en sueños y me dijo: ‘No tengas miedo, porque veo la luz. Las bolas son más rápidas. La pista es más rápida. Y donde hay rapidez, hay esperanza’.

Ahora, repite después de mí: ¡Roger es bueno! ¡Roger es genial! ¡Roger es BUENO! ¡Roger es GENIAL!”.

https://www.youtube.com/watch?v=XvHK7QRG6MM