El defensor del título tuvo que luchar más de la cuenta para poder vencer a Fabio Fognini. Luego de dos horas y 39 minutos de alto voltaje, Andy Murray se quedó con el match por 6-2, 4-6, 6-1 y 7-5 consiguiendo avanzar por décimo año consecutivo a los octavos de final de Wimbledon.

A lo largo de todo el partido pudo observarse un duelo entre dos tenistas que ofrecieron un gran espectáculo al público presente en la cancha central. El escocés debió sobreponerse en distintas oportunidades aunque el cuarto set fue determinante. En el mismo se encontraba 2-5 y Fognini dispuso de cinco set points para estirar el partido a un último set.

“El final del partido fue tenso, hubo varios set points, hubo muchos altibajos en el partido”, reconoció Murray. A su vez destacó que a pesar de encontrarse tenso en distintos tramos del partido, logró reponerse y arreglárselas para poder avanzar de ronda.

El actual número uno del mundo se juega dicha posición en este torneo, la cual podría perder en caso de que Rafael Nadal alcance la final. 

Por otra parte, regresando al partido ante el italiano, Andy remarcó que cuando se enfrenta a un jugador como Fognini “es difícil ver el momento en que golpea la pelota, me estaba sacando de mi ritmo”. Y agregó: “No me moví igual de bien que en los dos primeros partidos”.

Por último, reconoció que tendrá dos días de descanso para poder llegar en buena forma al duelo del próximo lunes. En octavos de final, el bicampeón de Wimbledon, se enfrentará ante el francés Benoit Paire quien derrotó por 6-2, 7-6 (3) y 6-3 a Jerzy Janowicz.

Foto destacada: @Wimbledon