El español dio una muestra clara de su nivel. El croata no pudo contenerlo. Nadal, un pasito más cerca del N°1.

Después de su momento de gran gloria en el 2017 tras ganar su décimo Roland Garros, solo había jugado Wimbledon y no le había ido muy bien. Recién hoy retornó a las canchas, ahora en cemento, y mostró una versión destructora. Rafael Nadal aplastó a Borna Coric.

El partido no puede analizarse. El 6-1 6-2 habla por sí solo. El español, una fiera como de costumbre, un caníval sin piedad, un goloso de la victoria, un adicto al triunfo. El croata, tan solo un obstáculo de turno que hizo lo que pudo y nada más. Tan solo una víctima.

El próximo hombre en su camino es sangre joven pero rebelde: Denis Shapovalov, el verdugo de Juan Martín del Potro. Otro zurdo como él. Se trata del siguiente paso de Nadal al número 1 del mundo.

Foto destacada: ESPN