El joven tenista Genaro Olivieri, que viene de obtener el Abierto Juvenil Mexicano, dialogó con Tenis Zone. 

Genaro Olivieri es una de las promesas que posee el tenis argentino a futuro. En este 2015, el joven de tan sólo 17 años, comenzó, tal vez, a tomar vuelo: logró 30 de sus 41 victorias en el circuito de menores y, sobre el cierre del año, se despachó con tres títulos consecutivos, la Londrina Tennis Cup en Brasil y el Patuju Junior Open en Bolivia (grado 3), y el Abierto Juvenil Mexicano.

Este prometedor singlista oriundo de Bragado, Prov. de Bs. As., se inclinó por el tenis desde muy chico a pesar de haber practicado otros deportes. Empecé a los 6 años. Decidí dedicarme porque me encanta competir y buscarle la vuelta a las tácticas que tiene el tenis, explicó el adolescente, quien además se definió como un jugador “sólido de base. No obstante, aclaró que debido a su baja estatura debe contragolpear y variar mucho los ritmos y las alturas.

Sin embargo, llegar a donde ha llegado este juvenil no es nada fácil y uno de los temas primordiales es el dinero necesario para poder llevar a cabo la carrera de tenista. Así, Genaro resaltó la labor de su familia y de la AAT (Asociación Argentina de Tenis): Mis padres me financiaron desde chico hasta ahora. También me ayuda mucho la AAT con los viajes, ya que apoya a jugadores para hacer gira de alto rendimiento.

Por otro lado, el adolescente se refirió las dificultades del tenis: “Se viaja mucho. A veces cuesta bastante irse de casa, pero te acostumbrás y después te empieza a gustar un poco más todo“. Además, el bragadense señaló que en algunas ocasiones cuesta controlar la cabeza y la presión en los momentos importantes.

Respecto de su año deportivo, en el que se consagró en el campeonato de Grado A en México (uno de los nueve torneos juniors mas importantes del mundo), el joven afirmó: Mejoré mucho mi Ránking ITF Junior. Arranqué 900 y actualmente estoy 28 porque gané el Abierto Mexicano en la que fue la mejor semana del año y de mi vida. Además, contó qué le depara el futuro: “Voy a descansar y el año que viene tengo pensado disputar los Grand Slams.

“Mi sueño sería ganar un Grand Slam y obtener la Copa Davis con Argentina”, cerró un Olivieri lleno de esperanza y optimismo luego de cerrar de gran manera su año en el circuito de menores.