El extenista italiano reveló esta llamativa anécdota sobre el seis veces campeón de Roland Garros y su gusto por el alcohol.

En declaraciones al portal La Verita, Adriano Panatta dio una nueva muestra de que con el paso de los años el profesionalismo fue creciendo y los jugadores comenzaron a centrarse más en el cuidado de su físico.

El campeón de Roland Garros 1976 habló sobre Bjorn Borg, ex número uno del mundo: “Él no estaba hecho de hielo en absoluto. Podía beber dos botellas de vodka de inmediato, estar despierto hasta la mañana, y luego jugar como si nada“.

“Yo jugué en mi tiempo, hice lo que tenía que y me llamó una carrera cuando no podía dar nada más. No soy el tipo de persona que piensa acerca de cómo podría haber sido”, agregó Panatta, que es considerado uno de los mejores jugadores de su país.

Foto destacada: Sport Face