La tenista argentina recordó su presea plateada conseguida y aseguró que vivió una energía única.

Gracias a ella Argentina logró la primera medalla histórica en la modalidad de tenis en los Juegos Olímpicos. Ya pasaron 28 años de aquella medalla de plata que consiguió Gabriela Sabatini en Seul 1988.  “Tengo trofeos de júnior y profesional guardados en una vitrina. Y la medalla olímpica está justo en el centro, junto a mi trofeo del US Open. “Esto explica lo mucho que significa para mí este logro“, confesó la nacida en Buenos Aires.

Fue un evento especial para Sabatini, que además fue abanderada olímpica del país. “Me sentía un poco enfadada y triste. En ese momento estaba muy disgustada y mi cara no podía reprimir lo que estaba sintiendo. Pero con el paso del tiempo, piensas sobre ello desde la distancia y te das cuenta de que aquello fue un gran logro, el conseguir la medalla de plata“, contó la extenista sobre sus sentimientos tras perder aquella final con Steffi Graf.

Durante esas dos semanas, sentí una energía que no había sentido nunca antes en un torneo de tenis del circuito“, manifestó la campeona del US Open 1990, que en semifinales del torneo dejó en el camino a la búlgara Manuela Maleeva por un contundente 6-1 y 6-1.

Sabatini aseguró no sentir presiones durante los Juegos Olímpicos ya que todo su alrededor era positivo: “La oportunidad de llevar una medalla para tu país y todo lo que sucede a tu alrededor te ayuda a conseguirlo. No existía una presión negativa de un país entero esperando a que ganes la medalla“.

Foto destacada: www.mundialdefondo.com