El austríaco palpitó lo que será el comienzo de la gira europea de polvo de ladrillo, donde llega como un gran candidato, debido a su fantástico presente. 

Dominic Thiem es uno de los mejores jugadores en lo que va de la temporada 2016, con un récord de 24 partidos ganados y 6 perdidos, incluyendo los títulos en Buenos Aires y Acapulco. Estos resultados lo han llevado al top 5 del ranking de la Carrera a Londres. 

En Sudamérica demostró que juega muy cómodo en arcilla, jugando 9 partidos y perdiendo sólo uno. Además derrotó a uno de los mejores o el mejor jugador de la historia sobre polvo de ladrillo, Rafael Nadal en Buenos Aires. Por lo que se lo considera como un gran candidato a hacerle frente a los mejores en la gira europea que finaliza en Roland Garros. Cabe destacar que 4 de sus 5 trofeos fueron al aire libre en polvo de ladrillo.  

La promesa austríaca asegura que uno de los motivos de este progreso en 2016 fue la preparación física en pretemporada. “Tuve casi cinco o seis semanas de entrenamientos muy buenos; muy duras pero sin lesiones, con salud. Entrenar cinco semanas sin ningún contratiempo es algo fundamental. He tenido esa suerte y la puesta a punto ha sido muy buena, quizás una de las claves“.

En relación a la notable mejoría en su juego, Dominic cree que no es nada en particular, sino un conjunto de varios elementos. “Creo que nada específico, sino todo en general. Mi nuevo fisioterapeuta me ayuda mucho. Soy más flexible, me muevo mejor. En general, creo que progresé a un nivel claramente superior. Creo que he sido muy consistente hasta ahora, muy muy consistente. Empecé con las semifinales en Brisbane, tercera ronda en Australia, muy buena gira por América del Sur. No hubo ni un solo momento complicado ni negativo, todo va por el buen camino.”

Imagen destacada: Tennis Net