Tras sus declaraciones y el abandono de una de sus marcas, Bernard Tomic no se arrepintió y redobló la apuesta.

Derrota en primera ronda, 20 mil dólares y la pérdida de un sponsor. Todo eso le pasó a Bernard Tomic luego de su breve paso por Wimbledon, tercer Grand Slam de la temporada. Es que el polémico australiano confesó sentirse “aburrido” dentro de la cancha y que continuaba jugando por un objetivo: ganar plata para en un futuro no trabajar.

Esta vez, a unos días de los sucedidos, Tomic, lejos de arrepentirse, continuó con sus declaraciones: “La realidad es que solo pueden soñar con tener lo que yo ya tengo a los 24 años“.

Al final del día, quiéranme, no me quieran, como sea. Solo vuelvan a sus casas pensando en el auto o la casa de sus sueños mientras yo efectivamente voy a comprarlos“, agregó el Aussie, quien no se conformó con lo anterior.

Foto destacada: Marketing Deportivo MD