El entrenador del español explicó los porqués de los bajos rendimientos de su sobrino en la temporada, analizó su estado anímico de cara al próximo año y respondió los dichos de McEnroe que afirmaban que Rafa precisaba un cambio de entrenador.

Toni Nadal, tío y entrenador de Rafael Nadal, explicó la merma en el juego de su pupilo a lo largo de esta temporada: “Han sido la consecuencia de 2014. Rafa había jugado muy bien en 2013 y también empezó fuerte ese año, llegando a la final del Open de Australia. Allí tuvo un problema en su espalda. Perder es perder, pero si tienes un problema nuevo, aún es peor. Volvió a jugar bien en tierra y ganó Roland Garros, pero entonces empezaron los problemas con la muñeca, y eso fue demasiado”.

nadal desahogoAdemás, afirmó que gran parte de sus mesetas en el juego se las debe a su decaimiento anímico, ya que “perdió rápidamente su espíritu de lucha cuando las cosas no iban bien, como en Wimbledon contra Dustin Brown”. “Este año empezó mal y no ha tenido una buena temporada. En el US Open no jugó mucho mejor, pero estaba listo para luchar, como ahora en Basilea. Contra Rosol empezó mal, pero corrió y corrió”, profundizó.

En referencia a al año entrante, el entrenador se mostró optimista: “Si podemos seguir trabajando tan bien como ahora, Rafael será muy fuerte otra vez dentro de unos meses. Espero que volvamos a estar arriba otra vez. Rafael volverá a estar arriba el próximo año, será uno de esos jugadores que puede ganar torneos de Grand Slam”.

En relación a sus lesiones, Toni confesó que muchas de ellas se las debe a un problema congénito en su píe. “En 2005, su hueso se rompió, y desde entonces juega con plantillas. Por ello, cambió su estilo: en el pasado corría así (con las rodillas pegadas) y desde entonces ha tenido que correr así (con las rodillas más separadas y soportando más peso en la parte exterior de los pies)”, admitió.

nadal cesped

Por otra parte, se alejó de cualquier confrontamiento acerca de los dichos del extenista estadounidense John McEnroe, quien sostuvo que Rafael Nadal precisaba un cambio de entrenador: “No tengo ningún problema, cada uno puede decir lo que quiera. Sólo espero que esté equivocado. Creo que Rafa tiene un buen equipo, no sólo conmigo, sino también con Francis Roig, pero también sé que a veces es bueno escuchar cosas nuevas”.

“Yo nunca he ganado en Wimbledon o París, y a veces todo depende de quién lo dice. Si le digo que debe hacer esto en la red (indica una volea), puede que no me crea. Si McEnroe hace lo mismo, puede que diga ‘¡Oh, tiene razón!’”, reflexiona Toni Nadal“, explayó.

 

Por último, se tomó un tiempo para analizar el año de Roger Federer, quien recientemente venció a su sobrino en la final del ATP 500 de Basilea: Pudo haber ganado Wimbledon el año pasado porque estuvo cerca del título como este año. Y pensé que tenía una buena oportunidad de ganar el US Open en 2014 cuando Djokovic fue eliminado. Pero él es tan bueno que siempre puede ganar, y de hecho este año estuvo otra vez en la final de Wimbledon y el US Open. Sin embargo, para él es más difícil ganar tres sets que dos, y Djokovic ha estado muy fuerte este año”.