Roger Federer venció 7-6(4), 7-6(4) y 6-4 a Tomas Berdych y así accedió a su final número 11 de Wimbledon sin ceder un solo set en todo el certamen. Buscará su octavo título ante Marin Cilic.

Federer venía de vencer a Milos Raonic en un partido casi perfecto en cuartos de final y esperaba encontrarse con Novak Djokovic en semifinales. Sin embargo, el serbio sufrió una lesión en el desarrollo del segundo set (perdía 7-6, 2-0) ante Berdych y le cedió el lugar entre los cuatro mejores al checo, quien supo ser finalista en el césped londinense allá por 2010.

En casi dos horas y media de juego, se dio un encuentro muy parejo, con todos los síntomas de que se jueguen cinco sets. A pesar de ello, el suizo, un poco incómodo durante los dos primeros períodos, se mantuvo constante a lo largo del partido para lograr no estirar la definición y no ceder ningún set.

El primer acto que tuvo a un Federer que se puso rápidamente en ventaja con un quiebre en el quinto juego y que había perdido un solo punto con su primer saque. Sin embargo, el checo reaccionaría de poco tiempo después rompiendo el servicio del siete veces ganador del torneo para ponerse 4-4. A partir de allí, el partido cayó en una gran paridad que hizo definir todo en un tie break que ganaría el suizo. El segundo set continuó con la misma sintonía, transformándose en una repetición del primero, con un tie break a favor de Federer, nuevamente por 7-4.

En el tercer período, Berdych no pudo aprovechar su momento con dos puntos de quiebre a su favor. En consecuencia, Federer no perdonó, y quebró el saque del numero 15 del mundo para ponerse 4-3 y luego confirmar con su servicio. Finalmente, dos puntos de partido le alcanzaron al máximo ganador de torneos de Grand Slam para quedarse con el pasaporte a la final.

Roger Federer disputará su vigésima novena final de Grand Slam ante Cilic, quien jugará su primera en el All England Club. El historial entre ambos está 6-1 a favor del suizo, el último enfrentamiento ocurrió hace un año exactamente con la victoria del helvético en cuartos de final de Wimbledon.

Foto: Clarín