El delicado momento del tenis femenino en Argentina

La situación del tenis femenino en el país no es para nada alentadora: comenzó abril y aún no se organizaron torneos Internacionales. En Tenis Zone dialogamos con las jugadoras Nadia Podoroska, Victoria Bosio, Victoria Beccio, Agustina Chlpac, Julia Riera y Jazmín Lerman, quienes opinan y cuentan sus experiencias desde adentro.

Temáticas de la nota:

C7B8736E-8CF3-4288-8E93-D5BF9C3DC7BA

Escrito por:



Con solo observar el calendario 2019 del ITF Womens Circuit uno puede explicar lo que está sucediendo con el tenis femenino argentino en la actualidad. Pasó enero, pasó febrero y también pasó marzo. El primer trimestre de la temporada arrojó un saldo totalmente negativo: 0 torneos organizados en el país. Comenzó abril y, por el momento, aún no se refleja ningún certamen internacional en el futuro cercano. Preocupante.


En Tenis Zone tuvimos la posibilidad de dialogar con varias de las tenistas argentinas. Nadia Podoroska, Victoria Bosio, Victoria Beccio, Julia Riera, Agustina Chlpac y Jazmín Lerman analizaron el momento actual y expusieron sus sensaciones y experiencias que deben atravesar día tras día para poder solventarse de forma económica e intentar competir tanto dentro como fuera del país.

Nadia Podoroska, segunda raqueta principal del país y TOP 300 al igual que Paula Ormaechea, expresó: “Desde mi punto de vista el tenis femenino se encuentra en un punto crítico. Pasaron varios meses y todavía no tenemos un torneo internacional organizado en el país. Sólo las jugadoras que conseguimos recursos económicos podemos salir a jugar a otros lugares. Que haya 21 torneos 15k masculinos, con Qualy y Pre Qualy, dos ATP por año y ni un torneo femenino habla claramente de la desigualdad de oportunidades entre hombres y mujeres”.

La comparación es inevitable. Mientras en el circuito masculino se cuenta con dos torneos ATP (Buenos Aires y el nuevo Córdoba Open), un Challenger en Buenos Aires y los recientemente agregados 21 certámenes M15 en Pinamar, el circuito femenino está a la deriva. Sin embargo, la nueva dirigencia de la Asociación Argentina de Tenis notó la problemática. “Hay que hacer una reestructura de base. Es una de las áreas que más nos preocupa“, manifestó el vicepresidente Mariano Zabaleta a fines del año pasado. Como aspecto positivo vale destacar la iniciativa de varias tenistas, quienes solicitaron una reunión con parte de la comisión directiva para debatir sobre la situación. Participaron de la misma Florencia Labat, Florencia Molinero y Martín Vassallo Arguello, en representación de la AAT, y Delfina Glorioso, Candela Bugnon, Emma Kiernan, María Frascini, Rocío Merlo, Agostina Licciardi y Agustina Chlpac por el grupo de jugadoras.

“Las nuevas medidas de la ITF (World Tennis Tour) han puesto más difíciles las cosas: se han reducido los cuadros de las clasificaciones, por lo que menos jugadoras tienen chances de competir y los torneos están cada vez más duros. No solo es conseguir el dinero para viajar y competir, sino ver en dónde tenés el lugar para jugar”, añadió Podoroska, de 22 años y que supo ocupar el puesto 158 del ranking en mayo de 2017. Este 2019 disputo las clasificaciones del Australian Open y el WTA de Acapulco, dos 60k y cuatro 25k. En Launceston (60k) y Rancho Santa Fe (25k) consiguió alcanzar los cuartos de final.

Por su parte, Victoria Bosio, de 24 años y representante del equipo argentino de Fed Cup que participó en la Zona Americana en Medellin y lograron mantener la categoría, evidenció: “Si una jugadora nació en Estados Unidos o en Europa, puede estar entre las mejores 100 tranquilamente. En el caso de las sudamericanas, por la crisis económica, tenemos que viajar a otros continentes y se nos hace muy difícil. Es la realidad que nos toca enfrentar”.



El equipo argentino de Fed Cup conformado por Victoria Bosio, Catalina Pella, Carla Lucero y Jazmín Ortenzi. Foto: Asociación Argentina de Tenis.


Intento que en cada torneo me vaya lo mejor posible para poder solventarme y además tengo una pequeña ayuda trimestral de la ITF. Sobre todo cuento con un equipo que tiene puesta la camiseta conmigo más allá de si hay plata o no. Todo obviamente es bajo esfuerzo y resultados, agregó la santafesina que en 2018 llegó al escalafón 308º WTA, su mejor ubicación.

El transcurso de los años denota el retroceso y el poco apoyo que recibieron las jugadoras con vistas a un crecimiento deportivo para poder desarrollar sus carreras de forma óptima. Cuatro Womens en 2016, cinco en 2017 y cuatro en 2018. Muy poca competencia si lo que se busca es que Argentina protagonice el circuito WTA en la actualidad. Muchas de las chicas se vieron obligadas a encarar otros caminos y buscar nuevos desafíos: Martina Capurro (21 años), Maia Haumuller (18), Melany Krywoj (21) y Sofía Blanco (23) son algunas de ellas que encontraron la opción de desarrollarse en la Universidad de Estados Unidos. Lourdes Carle, por decisión personal, eligió continuar su futuro en la Universidad de Georgia.

Más difícil todavía es el escenario para aquellas chicas que no tienen un ranking WTA y deben luchar por sumar algunos puntos y ascender ubicaciones en la nueva clasificación ITF. Victoria Beccio, de 21 años, aseveró: “Sólo tenemos nuestros torneos nacionales que no nos sirve ni para comprar un rollo de cuerda y menos un pasaje de avión. La situación es deplorable. Mis padres me ayudan en lo que pueden y yo trabajo en la semana, pero no es suficiente”.

Beccio obtuvo su primer punto WTA en 2016 y este año aún no consiguió competir de forma internacional. No obstante, llegó a semifinales en las ETAPA 4 y ETAPA 5 de Haciendo Tenis, una serie de torneos nacionales que se realizan en el país. “Una idea para el futuro que pensamos con el resto de las jugadoras profesionales es que se realice como un ‘Master’ a fin de año y las destacadas ganen una beca o pasajes que le permitan crecer”, arrojó como una recomendación y sugerencia.

Parecida circunstancia es la que atraviesa Agustina Chlpac. La jugadora de 22 años, ubicada en el puesto 662º del ranking ITF, comentó: “Cada vez estamos en peores condiciones. Decidimos manejarnos de forma grupal y no tanto individual para buscar soluciones lo más rápido posible. Pudimos conseguir reuniones con la AAT y trabajar en conjunto. Por mi parte, después de entrenar trabajo en una escuelita de tenis y así ahorro. Tengo un Interclub en Europa que me ayuda bastante y a veces compito en Francia para tener una base.

Julia Riera es una de las jóvenes con mayor proyección del tenis femenino argentino en la actualidad. Tiene 16 años, fue campeona sudamericana y conformó el equipo argentino de Fed Cup Junior junto a Ana Geller y Juana Larrañaga. Desde su visión como juvenil, expuso: “Me gustaria mucho que haya más torneos en el país. Es muy difícil poder viajar afuera y mis papás no están en condiciones de pagarlo. Solamente voy a a algunos los torneos de Sudamérica“. En 2018, Riera conquistó dos títulos de la categoría Junior: en Luque, Paraguay, y en Viña Del Mar, Chile.

Julia Riera, en la búsqueda de Sponsors mediante redes sociales para participar del Mundial de Hungria en septiembre de 2018.


Recientemente, en la ciudad de Mendoza, se realizó un certámen J3 y dos tenistas argentinas arribaron a semifinales: María Florencia Urrutia y Juana Larrañaga. Habrá que esperar hasta agosto para contar con otro compromiso en el país: el J5 de Villa María, Córdoba. Jazmín Lerman, de 17 años y que está intentando dar sus primeros pasos en el circuito junior, dijo que “el nivel del tenis femenino es muy bueno” pero que se necesita apoyo para resolver el problema. Un grupo de chicas nos representó en una reunión. Desde mi parte, los viajes los cubro con la plata de mis padres y tenemos que pagar hospedaje, comida y demás cosas.

Está claro que la solución no llegará de un día para el otro. La reestructuración parece estar en camino lento, pero en camino al fin. Las chicas buscan difusión mediante redes sociales (@tenis_femenino en Twitter y tenis.femenino en Instagram) y la Asociación Argentina de Tenis comunicó que se está trabajando en una agenda común y en un calendario para el segundo trimestre con la intención de garantizar una mayor cantidad de torneos. Veremos qué sucede. Por el momento, el tenis femenino argentino se encuentra en una etapa delicada.

Fotos destacadas (Créditos): Prensa AAT y Haciendo Tenis/Mechi Fuentes

Autor:

23 años. Periodista deportivo. Creador y director de Tenis Zone. También me podés leer en https://issuu.com/conexiontenis.

También te puede interesar...

Lo que dejó la primera semana de Wimbledon

Con el torneo en su Ecuador, los tres grandes favoritos avanzaron, Guido Pella logró su mejor actuación y los argentinos tuvieron suerte dispar; además se dieron grandes sorpresas

Bernard Tomic, nuevamente sancionado en Wimbledon

Una nueva sanción para Bernard Tomic

Bernard Tomic fue multado y no recibirá su Prize Money de 45.000 libras correspondiente a una primera ronda de Wimbledon. ¿La razón? Desde la organización aludieron que no compitió con su máximo esfuerzo. Por ello repasaremos todos los problemas que tuvo el australiano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.